RUTA DEL AGUA

 El paraje El Gollizno se encuentra en el borde del casco urbano de Adamuz y está enclavado sobre un tramo del cauce del Arroyo del Concejo, subsidiario del Arroyo Tamujoso que es afluente del Río Guadalquivir. Se caracteriza por tener como punto focal un manantial que ha servido de abastecimiento cotidiano de agua potable para la población
adyacente hasta la mitad del pasado siglo; junto a este uso fundamental, el paso de Arroyo del Concejo por el enclave se convirtió en punto de encuentro de una gran parte de la población femenina del pueblo, que acudía al lugar para la colada.

El Arroyo contaba en este punto con un molino harinero, del que se conserva prácticamente toda su maquinaria, que era accionada por la fuerza del agua desviada hacia ella por la presencia de una pequeña represa que en la actualidad tiene un interesante nivel de conservación. También se conserva una muestra interesante del edificio del molino. Según otros trabajos previos, prácticamente todos los restos conservados corresponden a finales del siglo XIX o principios del XX aunque la construcción del molino es anterior.

Aguas abajo y a algo más de 200 m de la infraestructura descrita anteriormente se encuentra otra represa (conocida como de Las Calderetas) que origina un pequeño salto de agua que sirve para alimentar una acequia que se inicia en este lugar y que aún se encuentra en uso para proveer de riego a algunas huertas vecinas; la acequia es una muestra de la construcción más típica de Adamuz en tanto que está elaborada con fábrica de arenisca roja (piedra molinaza), material que constituía la base de la arquitectura del pueblo en el pasado y que sigue empleándose profusamente en el presente.

Antes de que la acequia cruce la carretera A-421, se encuentran los restos de un pozo-noria construido con cantos rodados y un lavadero elaborado, como la acequia, en piedra molinaza. Todos estos elementos del patrimonio hidráulico adamuceño son construcciones contemporáneas.

Dehesa Vieja y Retamalejo coinciden con el trazado del cordel de Córdoba a Pozoblanco y el De la Plata con otra vía pecuaria conocida como Camino de Córdoba; existe una bifurcación en este último que nos lleva, a través de la colada de la Bardesa o Valdeja, hasta la represa de Las Calderetas.

A menos de 1 km de distancia en línea recta, se encuentra un abrevadero construido también en piedra molinaza y que en la actualidad está completamente cubierto de vegetación herbácea, arbustiva y arbórea; tiene unos 30 m de longitud y está en aparente buen estado, al menos en el escaso 5% del mismo que está a la vista. Esto se va a limpiar y restaurar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Autores