OCIO Y CUERNOS

No piensen mal, vamos a hablar de ese animalito que tanto nos gusta “EL CARACOL”

Llega el buen tiempo lo que incita a salir a la calle, dar un paseo, conversar con la gente y si puede ser delante de una rica taza de caracoles ¡mucho mejor!
Cuando las lluvias empiezan a calmarse, las terrazas de los bares se montan y el ambiente huele a feria, todo esto nos hace pensar en la tan preciada y deseada durante el resto del año “tapa de caracoles” acompañada con una cerveza fresquita.
Los bares del pueblo se esmeran en preparar la receta, como en cualquier cocina que se precie; todos tienen su toque especial que les da ese sabor tan característico además siempre mirando por la economía del cliente y pensando por los tiempo que estamos pasando podemos degustar una rica tapa con su refresco desde 2,30€
La carne del caracol tiene una calidad nutricional destacada, un alto contenido en minerales y es pobre en grasas y colesterol, siendo su valor proteico superior al de la ostra y los huevos.
La cosmética también le ha encontrado buena aplicación a las babas de caracol que según publicitan regenera la piel.
En Córdoba y provincia, el consumo de caracoles forma parte de nuestra gastronomía tradicionla, asociada a la temporada de lluvias, en "abril aguas mil", su consumo popular se conoce desde hace más de 40 años.

Aquí os dejamos una receta para los más cocinillas:
Ingredientes:
- 1 kg. De caracoles                
- 1 pastilla de caldo
- 2 ramas de hierbabuena
- 1 guindilla cayena
- Agua y sal

La receta:Cuando ya están bien lavados se ponen en una olla grande y dejan un ratito antes de llevarlos al fuego para que vayan tomando confianza. Cuando todos salgan del cascarón nos vamos al fuego y los sorprendemos. Añadimos el agua, las ramitas de hierbabuena y en un mortero machacamos una guindilla con un puñadito de sal, vertemos un vaso de vino y diluimos una pastilla de caldo de pollo pasando todo por un colador antes de echar la mezcla a la olla. Muy importante, retirar la hierbabuena al primer hervor para evitar que se infusione y el caldo se vuelva oscuro. A continuación se baja la potencia del fuego y, sobre todo no dejar de espumear hasta que el caldo quede limpio. Sazonamos, y retiramos del fuego dejando que reposen, y ya están listos para comer.

2 comentarios:

  1. Muy buenas, no entiendo muy bien la praxis de esta noticia con el eje principal del blog, ya que el disfrute en la elaboración o consumo de los caracoles no es un hecho diferencial del término de Adamuz, acaso esto pone algo en valor....?, díganmelo ustedes.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por su comentario. Efectivamente el eje principal del blog es trasladar las actividades del Taller de Empleo, hablar de turismo y de actividades relacionadas con el medioambiente y la educación ambiental. No obstante también se intenta promocionar Adamuz y este artículo responde a este hecho. Por otra parte estamos de acuerdo en que este tema no es una actividad diferencial de Adamuz, pero hemos entendido que puede contribuir a esta labor de promoción. Estaremos atentos para incluir noticias y artículos sobre hechos más genuinos de Adamuz.

    ResponderEliminar

Autores