DUENDE BLANCO DEL CANTE


El duende blanco del  cante, el baile, la guitarra y el espíritu azul de la Capitalidad se fundieron en la madrugada  de Córdoba para recibir el amanecer con miles de personas en las calles, que sirvieron de tablaos improvisados a la Noche Blanca del Flamenco. Ninguna otra ciudad del mundo acoge un evento tan original como el que se lleva a cabo en  Córdoba. Una noche para llenar de acordes, pasos y voces las calles y plazas, tabernas y esquinas.
El flamenco más puro junto con las producciones más vanguardistas, el arte público, la gastronomía, la poesía, el teatro. La Noche Blanca del Flamenco en Córdoba, capital del encuentro y la tolerancia, ciudad flamenca, tanto que al pulso de sus horas suenan como saetas en la Plaza de las Tendillas. Ciudad de raza y razas, de mezcla y raíz.
Esa noche mágica, Córdoba se convierte en un escenario en el que han pasado figuras de la talla de Rafael Poveda, Niña Pastori, India Martínez o los Evangelistas, en un tributo realizado sobre la figura del cantaor flamenco Enrique Morente, y una marea de público compartieron ocho horas de conciertos.
Tras cuatro años consecutivos, la Noche Blanca se ha convertido en un atractivo turístico muy importante para la capital cordobesa, atrayendo a turistas amantes del flamenco, desde todos los pueblos de la provincia e incluso de toda Andalucía.
En su primera edición consiguió movilizar a más de 200.000 personas, en la segunda y tercera a mas de 250.000 y en la cuarta a mas de 280.000, por lo que no es extraño pensar entonces que la Noche Blanca del Flamenco está llamada a convertirse en el mayor evento mundial del arte flamenco.
Fuente( Diario Cordoba y http://www.turismocordoba.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Autores